5 trucos para coser piezas gruesas
Recomendación del día



5 Trucos para coser piezas gruesas
1. Atención a las agujas
Un problema básico suele ser que la aguja no atraviese bien el conjunto de tejidos.
Los que nos interesan para coser piezas gruesas son los tamaños 100 y 110.
2. Cambia de prénsatelas
Si tu problema es más de arrastre, de que la tela no avance, quizá necesitas un prénsatelas de doble arrastre.
Esta situación podría deberse, por ejemplo, a la baja potencia de tu máquina o a la imposibilidad de regular la fuerza de presión del prénsatelas contra el tejido.
3. Usa un calzador
Cuando tu problema no es de grosor general de la pieza, sino de una zona gruesa en concreto, dentro de un trabajo de grosor más normal, usa un calzador.
Según la altura que necesites alcanzar, pondrás una, dos o las tres placas debajo de la parte trasera del prénsatelas, siempre fijándote en que no obstruyan el hueco por donde ha de pasar la aguja.
4. Baja la velocidad
Si tu máquina tiene opción de regular la velocidad, bájala.
Aquí no hay carreras que valgan, porque eso podría suponer rotura de aguja y bloqueos varios.
En caso de que no puedas regular la velocidad «oficialmente» (con un botón al efecto) casi seguro que pisando el pedal a medio gas puedes solucionarlo. Tendrás que ir probando, conociendo a tu máquina, para saber hasta dónde puedes pisar y hasta dónde no.
En general, si pisas muy muy flojo, con miedo, la situación puede derivar en enredos de hilo, así que no queda otra que practicar y agarrarle el punto a tu máquina en concreto.
5. Costura manual
Costura manual no es coser a mano, no.
Se refiero a que, cuando vayas a pasar por esa zona que crees que será problemática, pares de pisar el pedal y avances, manualmente, girando el volante de la máquina, siempre hacia ti.
Recuperado el grosor inicial de la pieza, vuelve a pisar el pedal y sigue cosiendo normalmente.

Tips para blanquear tela blanca
Consejo